Tratamiento de amor

Da amor, da vidaMuy hondo, en el centro de mi ser, existe un manantial infinito de amor al que ahora permito emerger a la superficie. Este amor llena mi corazón, mi cuerpo, mi mente, mi conciencia y mi mismo ser, e irradia de mí en todas direcciones para regresar multiplicado. Cuanto más amor doy y empleo, más es lo que tengo para dar; la entrega es interminable. Valerme de amor hace que me sienta bien, pues es la expresión de mi gozo interior.

Me amo a mí mismo y, por lo tanto, cuido amorosamente mi cuerpo; con amor lo alimento con comida y bebida nutritivas; con amor lo visto y acicalo y mi cuerpo me responde amorosamente con vibrante salud y energía.

Me amo a mí mismo y, por lo tanto, me proveo de un hogar cómodo, que satisface mis gustos y en el que es un placer habitar. Hago ocupar mis habitaciones con la vibración plena de amor, de modo que todos los que a ellas entren, incluyéndome a mí, pueden sentir este amor y ser nutridos por él.

Me amo a mí mismo y, por lo tanto, me dedico a un trabajo que verdaderamente disfruto realizar, a una ocupación que me permite aplicar mis talentos creativos y aptitudes, y trabajo con gente a la que amo y me ama, obteniendo un buen ingreso.

Me amo a mí mismo y, por lo tanto, me comporto y pienso de manera amorosa de toda la gente, pues sé muy bien que todo lo que doy regresa a mí multiplicado. A mi mundo atraigo únicamente individuos amorosos, pues ellos son reflejo de lo que yo soy.

Me amo a mí mismo y, por lo tanto, perdono y libero totalmente el pasado y todas las experiencias pasadas, y ahora estoy libre.

Me amo a mí mismo y, por lo mismo, vivo totalmente en el aquí y ahora, y experimento cada momento como bueno y sabiendo que mi futuro es brillante, gozoso y seguro porque soy un ser amado y que ama toda la vida.

———
Un tratamiento de amor muy efectivo.