Segundo alumno

¡Hoy llegó otro alumno!

Cero y van dos. Ahí va el asunto con el Aikido, tomando forma poco a poco 🙂