Para considerar

Hoy, al llegar a mi clase de baile de las ocho me dijeron que una hora antes había caído una avioneta en Reforma y Periférico.

Realmente es increíble observar cómo suceden las cosas. Uno de los aspectos particulares al trabajar en la absoluta realidad del bien radica en que en muchas ocasiones el fruto de esa labor permanece invisible a uno. Por ejemplo, puede uno ir manejando en carretera de noche y de pronto, sin ninguna razón aparente, decidimos detenernos cinco o diez minutos en un acotamiento para después continuar el viaje sin jamás enterarnos de que esa pausa nos salvó la vida porque de no haberla hecho habríamos estado involucrados en un accidente.

Hoy, sin embargo, las circunstancias fueron diferentes. No mucho antes del mencionado incidente me encontraba por Bosques de las Lomas esperando el camión que me llevaría a Metro Chapultepec. Pasó uno, pero curiosamente lo dejé pasar, y no porque aún estuviera fumándome un cigarro, ya que casi lo había terminado y además tenía que apurarme para llegar a mi clase. Luego, casi inmediatamente, pasó otro y tampoco le hice parada; sin embargo, tras vacilar unos instantes y después de observar que se había detenido un par de metros adelante debido a un carro que estaba parado en doble fila, corrí hasta alcanzarlo. Durante el trayecto de bajada me llamó la atención lo rápido que iba el conductor: no sólo rebasó al primer camión que dejé pasar, sino a varios más. Prácticamente no se detuvo para recoger pasaje, y a pesar del tránsito que comenzaba a formarse cerca de Periférico, para las siete ya iba en el vagón con rumbo a Balderas.

¿Qué habría sucedido si hubiera tomado el primero? Jamás podré aseverarlo con certeza, pero me inclino a pensar, dada la lentitud a la que suelen ir en ese trayecto, que a la hora en que sucedió el percance probablemente habría estado cerca de ahí.

Es en circunstancias como éstas en las que aplica la frase, “si te quejas de todo aquello que no tienes y que quisieras tener, piensa en todo lo que no tienes y que no quisieras tener”.

———
Un día especial por varias razones. El camino de la ciencia de la vida.