Mente disciplinada

Tu peor enemigo no puede dañarte tanto como tus propios pensamientos. Ni tu padre, ni tu madre, ni tu amigo más querido pueden ayudarte tanto como tu propia mente disciplinada.
—Dhammapada 3:10–11