¿Evidente?

Hace un rato estaba sentado afuera de mi edificio tomando el sol.

De pronto pasa una amiga y me dice, “amas la soledad, ¿verdad?”, y como iba caminando rápidamente, apenas y alcancé a contestarle, “el sol”.

Pero sí.

———
Si le temes a la soledad, no te cases.
—Anton Chekhov