Blog

Este blog comenzó muchos meses antes de la fecha indicada en la que terminó siendo la primera entrada. Originalmente lo abrí nada más por abrirlo, sin realmente tener mucha idea de qué escribir o incluso, de si realmente lo haría. Hasta donde recuerdo, creo que escribí tres o cuatro entradas y, tal como lo preví, luego lo dejé en el olvido.

Como en algún momento ya había comenzado a rescatar y subir a una de mis páginas los pensamientos que alguna vez había escrito y que estaban en diversos papeles por aquí y por allá, concluir que este sitio sería un mejor lugar para guardar esos escritos, no fue difícil. Empero, la idea de mantener todo un blog para dejar sólo unos cuantos párrafos, realmente era ridícula, con lo cual decidí hacerlo temático por dedicarlo para transcribir uno de mis libros favoritos. Borré las entradas originales y ya con un objetivo más claro, empecé.

Es curioso cómo se dan las cosas a veces, pero el comenzar a reescribir me hizo recordar y meditar sobre diversas etapas de mi vida, tras lo cual, por la situación tan particular en la que me hallaba en ese periodo, poco a poco me dediqué a escribir, organizar y darle un mayor sentido a las memorias que regresaban. Dije que es curioso, porque sin ser la intención original, hasta cierto punto esta actividad tomó un carácter terapéutico.

Realmente fue interesante comenzar a ver detenidamente, desde este presente y con mi perspectiva actual, mucho de mi pasado. Mientras que a ciertas vivencias pude darles forma y volcarlas rápidamente, hasta el momento otras siguen resistiéndose a ser, si no develadas, sí estructuradas. Es como querer extraer los diversos hilos de color que conforman un tejido. Así, como borrador, esperando ser resueltas para encontrar su lugar dentro del todo, varias siguen esperando. Sin embargo, cada vez que en las últimas semanas me he sentado para intentar terminarlas, también he comenzado a percibir que la necesidad de hacerlo ha disminuido, es como si hubiese dejado de tener sentido el hacerlo, pues el impulso se está desvaneciendo. Parece que la parte rememorativa de este blog está por concluir.

Asimismo, y tal como en su momento sucedió con los chat-rooms de Yahoo, este sitio también ha representado una forma interesante de conocer gente. Mhh, bueno, creo que en realidad estoy exagerando la nota, porque tanto así como conocer, ciertamente dista mucho de ello, aunque ha habido situaciones notables. Mientras que en una ocasión llegué a un blog después de conocer a su autora, en otra ocurrió lo contrario. Creo que fue la primera vez que conocí, face to face, a alguien después de haberla tratado en el mundo virtual. Nunca antes había tenido esa experiencia, ni siquiera cuando frecuentaba los chat-rooms. No obstante el desenlace me llevó a borrar lo escrito respecto a ella y casi a desaparecer mi blog, visto en retrospectiva, el proceso vivido en los meses transcurridos entre el inicio y el fin ciertamente lo compensó al servir para romper una inercia, tal como la marcha que mueve los pistones de un motor sin usar por mucho tiempo. Como expresé en una entrada, todo siempre cumple con un propósito, aún cuando en su momento no se vea así.

———
Interesante observar cómo cada ambito tiene sus peculiaridades.